Salvador Bahía es una de las principales ciudades de Brasil; que conquista por sus hermosas playas, arquitectura colonial, bailes de capoeira, vida nocturna en Rio Vermelho, platos exóticos como la moqueca, diversidad cultural y muestras de alegría en cada una de sus calles.  Además de ser la primera capital de Brasil, su carnaval es considerado uno de los más importantes.

A continuación, te contaremos los 10 lugares que no te puedes perder en Salvador Bahía:

 

1. Visita al Centro Histórico

Salvador fue la primera capital de Brasil hasta 1763, siendo el centro de operaciones de la Corona Portuguesa en Latinoamérica desde la conquista.  Su centro histórico, tiene edificaciones de arquitectura típica colonial, haciendo que fuese declarado como patrimonio histórico de la humanidad por la Unesco.   El casco Viejo se compone de varias zonas de visita obligada: la plaza Municipal, el Largo de São Francisco, el Pelourinho y el Largo de Santo Antônio Além do Carmo. Casonas, edificios, plazas e iglesias de los siglos XVI, XVII y XVIII pueden contemplarse y visitarse durante un paseo por el centro histórico de Bahía, el cual invita a una inmersión en los orígenes mismos de Brasil.  En fotos: Plaza municipal y paseo por las calles de Pelourinho.

 

 

Cómo llegar:   Para acceder al centro histórico, lo más recomendable es ir al ascensor Lacerda.  Queda ubicado frente al mercado modelo, y el acceso cuesta 0.25 R.  El sistema de transporte funciona perfecto, también tienes la opción de utilizar Uber.

2. Morro de Sao Paulo

Las playas de Salvador son de aquellas que agradan a muchos: Aguas azul turquesa con arena blanca.  Sin duda una vista esplendida.  Sin embargo, cerca de Salvador se encuentra un destino que personalmente me cautivo: El Morro de Sao Paulo.  Es una pequeña Isla ubicada a 300 km, el viaje se hace en Ferry y lo que vas a encontrar es un paraíso tropical, sin vehículos, a la entrada de la Isla vas a encontrar tiendas y hoteles; a medida que vas caminando la vista se convierte en Mar, playa y arrecifes. Puedes practicar deportes acuáticos como buceo o realizar avistamiento de Ballenas.  Lo más recomendado es tomar uno de los tours a la Isla Boipeba, un full day que vale la pena sí o sí.

La Isla se encuentra dividida en 1ra, 2da, 3ra y 4ta playa.  En las dos últimas, la vista es mucho más espectacular, no se encuentran tantos vendedores, están más cerca cientos de piscinas naturales y claro está, también los hospedajes más caros.  Puedes caminar sin ningún problema por todas sus playas.

 

Cómo llegar: Por lo general en hoteles u hostels ofrecen el tour.  El costo es de 95 R por trayecto.  El tour a Boipeba cuesta 120 R. 

3. Iglesias

Salvador es una ciudad de auge religioso, esto es evidente con las más de 300 iglesias que se encuentran, muchas de gran estilo colonial y barroco.  Si disfrutas de la historia y arquitectura, este es un recorrido que no te puedes perder.   La más famosa de todas es la Iglesia de Nosso Senhor do Bonfim sobre la península de Itapagipe; tuve la oportunidad de estar en una misa y fue bastante alegre y entretenido.  Es tradicional y reconocida por estar rodeada de pequeños lazos, todas las personas amarran uno pidiendo un deseo.    El Convento de San Francisco es otra iglesia imperdible.

 

 

4. Visita al Dique do Totoró

El Dique do Totoró es un lugar característico, es el único manantial natural de la ciudad donde se puede pasear en pequeños barcos.  Una de las imágenes que me impactaron fueron los Orixas (dioses protectores).  El Dique es de fácil acceso y muy cerca del estadio Fonte Nova.

5. Faro Da Barra

La entrada de la Bahía de Todos los Santos estaba defendida por el imponente Fuerte de Santo Antonio, en cuyo interior se alzaba y se alza el Faro de Barra de 22 metros de altura pintado con bandas negras y blancas. Barra es la zona donde se juntan las aguas de la Bahía de Todos los Santos con las del océano atlántico.  El atardecer desde este lugar te dejará sin aliento.  Puedes caminar por la bahía. 

.

 

6.  Mercado Modelo

Es un mercado colorido lleno de artesanías, algunos bares y dos muy buenas opciones de restaurantes. Lo que más disfrute, fue la comida en uno de ellos, tiene terraza, música en vivo y si tienes tiempo puedes contemplar el atardecer.  El lugar se llama Maria de Sao Pedro, un restaurante de tradición.

 

7. Elevador Lacerda

Punto emblemático de la ciudad, este ascensor público fue creado en el siglo XIX por el ingeniero Augusto Frederico de Lacerda. Con sus 72 metros de altura, el elevador conecta la Ciudad Alta con la Ciudad Baja, situándose en la estratégica Praça Cayru del barrio de Comércio. Desde su altura se obtienen fabulosas vistas de la Bahía y el Mercado Modelo.  El ingreso cuesta R25.

 

8. Isla de Itaparica

Cerca de Salvador, después de media hr aproximadamente en barco se encuentra ltarapica.  La isla alberga dos municipios, Itaparica y Vera Cruz, ambos conocidos por su excelencia turística. Sus aguas curativas y sus bellos arrecifes de coral convierten a las costas de Itaparica en uno de los destinos favoritos para una excursión desde Salvador de Bahía.  

9. Vida Nocturna en Río Vermelho

Esta zona es reconocida por su vida nocturna.  Puedes encontrar discotecas, bares, pubs, etc.  Sin embargo, lo que más llama la atención son los grupos de capoeira o samba en la calle del sector.  Es un plan chill, tranquilo y relajado.

10. Comida típica

En salvador hay para todos los gustos.  Son amantes de la Moqueca; es el plato típico de Salvador, una exótica preparación de mariscos y pescados con leche de coco, múltiples especias y aceite de dandé. Este aceite, obtenido de la palmera “dandezeiro”, es un ingrediente tradicional de la cocina bahiana, introducido por los africanos. Otro complemento infaltable en la buena mesa de Bahía es la farinha, un tipo especial de harina de origen indígena, utilizada como acompañamiento de la mayoría de los platos regionales.

La carne de cangrejo servida en su caparazón se denomina “casquinha de siri”, y es otra de las delicias auténticas de la cocina bahiana. También es muy popular el «acarajé», bocadillo tradicionalmente vendido por las bahianas en las calles. Se trata de otra especialidad con raíces africanas, una especie de bollo con masa de judías carillas, relleno de camarones y frito en aceite de palma. 

 

Cuando ir:  

La temporada alta va de diciembre a marzo (Verano, donde se tiene temperatura promedio de 30ºC).  Entre abril y noviembre la temperatura baja levemente, sin embargo no se podría considerar como temporada baja.  Eso si, en Julio y Agosto se registran los meses de mayor lluvia, algo que a mi parecer no es recomendable.  

Esperamos que te animes a conocer un destino diferente en Brasil, Salvador Bahía vale la pena de recorrer 🙂